5fafdfbf-39f2-4cc7-a084-d96b50e6dd69_edi

FERNANDA TORRES

Entrevista

Fernanda Torres es una artista mexicana emergente. Su producción se desenvuelve alrededor de la experimentación, del color y de los materiales. Es una artista que no busca amarrarse a una sola disciplina, corriente o temática, sino que, al contrario, fomenta y persigue la multidisciplinariedad. He tenido la oportunidad de platicar con ella sobre uno de sus últimos proyectos, El Cuerpo Curvo.


RF: Una de tus últimas instalaciones es El Cuerpo Curvo. ¿Me podrías platicar en qué consistió ese proyecto?

  • Fernanda Torres: El cuerpo curvo es el resultado de la investigación artística que realicé el año pasado, titulada El espacio no es lo que parece, la cual constó de un análisis sociológico, psicoanalítico y filosófico, cuyo interés es replantearse las posibilidades matéricas al momento de construir y concebir un espacio. El material que utilicé fue el adobe, por lo que lo orgánico representa la alteridad que ha sido segregada de las “ciudades civilizadas”, puesto que lo natural tiende a ser visto como lo salvaje que “necesita” ser pulido para ser tomado en cuenta.


RF: Este proyecto está muy ligado a la manera en la que nos emplazamos, o somos individuos o somos sujetos. ¿Cómo afectan los materiales en la manera en la que nos emplazamos?

  • FT: Los materiales afectan la manera en la que nos emplazamos a través de las categorías determinadas por un sector privilegiado de la población que externa su gusto como -el único gusto-; incluso imponiéndolo como una norma. A partir de esto, los materiales que no formen parte de lo anteriormente aceptado tienden a ser rechazados por las disciplinas que se basan en ideas racionales que desprestigian otro tipo de saber. Es decir, normalmente los espacios que habitamos tienden a ser cuadrados, además de estar construidos con materiales rígidos, porque precisamente se pretende buscar la simetría, la armonía y lo lineal, lo cual no representa para nada lo que cualquier cuerpo vivo es: orgánico y sin esquinas.


RF: Veo que los materiales tienen una carga muy importante. En tu tesis El Espacio No Es lo Que Parece hablas de la herencia de un pasado racista, clasista, e incluso misógino que traen consigo ciertos materiales como el acero, el vidrio y el mármol, ¿en qué sentido?

  • FT: Justamente el adobe, que es el protagonista en la instalación, no sólo remite a la vivacidad de cada ser vivo, sino que en su misma naturalidad está inserto el pensamiento alterno a lo racional, o ya bien, lo afectivo que se ha segregado de los discursos generadores de conocimiento. Entonces, a través este punto de vista, las ciudades occidentalizadas han sido diseñadas desde un pensamiento colonial y heteropatriarcal, que justifica el conocimiento mediante la razón, la cual supuestamente es lo que logra distinguirlo de cualquier otro animal. Por lo tanto, asocié los materiales rígidos con el pensamiento sedentario que además de ser impuesto, no pretende cambiar y busca justificarse con lo poco que conoce y cree saber. Mientras que por otro lado, el adobe al estar compuesto por materiales vivos como la tierra, el agua y la paja, permiten la posibilidad de moldearse de manera curva. Lo curvo lo asocio al pensamiento-otro, que si bien está dispuesto a salirse del margen, también busca alternativas que logren integrar lo que se excluyó a partir de lo considerado como normal.


RF: Parece que, desde cierto punto, este proyecto parece un proyecto feminista y a favor de la comunidad homosexual y trans, ¿fue esto un factor presente al momento de formular el proyecto del Cuerpo Curvo?

  • FT: Creo que más allá de estar a favor del feminismo o de los individuos no binarios, pretendo desarrollar mediante mi producción artística, espacios donde las categorías que determinan a un cuerpo o a un se vivo –o ya bien, a todo cuerpo curvo– no existan. Me interesan los espacios que borran las líneas que separan y que no permiten que surja la empatía que genera el diálogo, a través de la alteridad de los materiales y el color.


RF: ¿Cuáles fueron los discursos principales en los que te basaste para realizar esta instalación?

  • FT: Mi marco teórico consistió en utilizar discursos que promovieran la inclusión y la multiplicidad de posibilidades que la producción a partir de aesthesis –los afectos– permite. En este sentido, los teóricos y sus discursos fueron: el psicoanalista francés J. Rancière con Lo inconsciente estético, B. Santos con Una epistemología del Sur, M. Foucault con El orden del discurso (entre otros textos), y por supuesto, la arquitectura orgánica del arquitecto mexicano J. Senosiain. Este último fue mi máxima inspiración para realizar el diseño de la instalación curva.


RF: Por último, al ser una artista multidisciplinar y a favor de los discursos incluyentes, en esta época de crisis que estamos viviendo por la pandemia del Covid-19, ¿crees experimentar con medios digitales para producir nuevas obras? ¿qué será lo siguiente que veamos de tu arte?

  • FT: Claro, considero que es pertinente abrirse a cualquier medio -físico o digital- para generar tanto discursos como obras. Lo siguiente será enfocarme en la investigación, y ver qué procesos surgen de ello.