5af0f80a-c83a-4ba2-a4bb-cc24df58a621_edi

MAURICIO DE LA PARRA

Entrevista

Mauricio de la Parra es un artista mexicano emergente que busca, mediante sus esculturas, mostrar el profundo mundo de la psique humana y sus diferentes facetas, así como su propia imaginación. Comenzó su carrera de escultor hace un poco más de 6 años en un taller de modelado y hoy día el artista esculpe en la Academia de San Carlos en la Ciudad de México. A lo largo de estos seis años ha sido parte de varias exposiciones colectivas en galerías en lugares como la Ciudad de México, Tlaxcala, entre otros. En esta entrevista nos reveló cómo es que ha formado su perfil de artista, así como también qué es lo que lo motiva a producir sus obras y lo que opina del mundo del arte contemporáneo mexicano.


RF: Sabemos que empezaste tu carrera hace unos 6 años aproximadamente, pero ¿hubieras empezado antes si hubieses tenido la oportunidad? ¿Cuándo comenzó tu interés por el arte?

  • Mauricio de la Parra: Mi interés por el arte empezó cuando yo era un niño. Mi padre me llevaba a museos para observar obras de arte y comencé a mostrar interés por los artistas que tenían sus obras expuestas, pero mi amor por el arte empezó hace poco, cuando entendí que cada obra es especial y que el arte es lo que nos humaniza y se relaciona a nuestro sentir.

  • Si hubiera empezado antes, mis obras y todo lo que pienso sería muy diferente a como pienso hoy en día. Las ideas no son las mismas, incluso desde hace 6 años, he crecido como persona y he aprendido cosas nuevas, la forma de trabajar y la técnica no son las mismas. Cada pieza nueva es un reto tanto intelectual como práctico, es por eso por lo que de haber empezado antes tendría muchas piezas que serían ajenas a mí el día de hoy, así como me ha pasado con obras que he producido durante estos años las cuales termino destruyendo porque cambió mi forma de pensar acerca de ellas.


RF: ¿Desde el inicio supiste qué tipo de obras querías producir? ¿cómo fue el viaje de encontrar tu personalidad artística?

  • M: Por lo general, al principio los estudiantes solo queremos aprender y después se da la oportunidad de producir lo que tenemos en la mente y lo que somos como artista.

  • Cuando empecé produciendo lo propio siempre fue clara mi dirección, tengo influencias de artistas surrealistas como Salvador Dalí, Remedios Varo y Leonora Carrington quienes afectaron significativamente mis ideas y quien soy hoy en día. Además de tener una incitación por los sueños y las alteraciones a la realidad, también tengo una admiración por los animales que repercutieron en mi carrera como artista desde el primer momento de cercanía con el arte.


RF: ¿Qué significan los animales para ti? ¿por qué son tan frecuentes en tu producción?

  • M: Los animales son seres fascinantes, tan distintos a nosotros, pero al mismo tiempo muy parecidos que no puedo evitar que llamen mi atención. Tienen sentimientos como la tristeza o el miedo al igual que nosotros, su instinto es lo que los hace diferentes unos de los otros.

  • Todos los colores y formas, además del comportamiento, son factores que llaman mi atención ya que me represento a mí mismo a través de ellos en mis obras.  


RF: En cuanto al mundo de los carnavales y los arlequines, ¿es así como te imaginas la psique humana?

  • M: Adoro a los arlequines y los carnavales, pero me profundizo más en la personalidad, lo mucho que podemos llegar a cambiar cuando estamos solos o cuando estamos con diferentes personas. Cambiamos nuestra forma de hablar y de actuar en la compañía de los amigos y luego la volvemos a cambiar en la compañía de los familiares; cambiamos nuestra forma de actuar en momentos de frustración, así como en momentos de alegría; estas facetas del ser humano es lo que trato de representar con mis obras enmascaradas como son los arlequines.

  • Me gusta mucho el bufón, el personaje que hace reír a las demás personas y que no se le puede tomar en serio, pero ¿quién es esta persona cuando no ríe?, esta pregunta forma parte esencial en los arlequines que realizo. Mi obsesión por las máscaras recae justo en esos pensamientos que tengo sobre quiénes somos realmente y la personalidad que tomamos con diferentes estímulos.


RF: ¿Crees que siempre mantendrás la misma línea de producción o te gustaría experimentar con nuevos estilos y técnicas en el futuro?

  • M: Quiero probar con distintos materiales y técnicas en el futuro, me gustaría acercarme a la talla en madera, ya que estoy acostumbrado al modelado que consiste en añadir material para producir la obra. Trabajar quitando material para hacer la obra será un desafío que estoy dispuesto a tomar para encontrar mi estilo como artista profesional. A largo plazo me adentraré en la talla del mármol y tengo planeado realizar obras de mayor escala.


RF: ¿Qué artistas dirías que han influenciado tu manera de ver y comprender tanto el mundo como el arte?

  • M: Los artistas que siempre nos enseñan de chicos son los que se han quedado conmigo durante mi vida, como los son Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Picasso, Salvador Dalí, etc., sin embargo, recientemente he tenido una gran inclinación ante el trabajo de artistas como Remedios Varo, Leonora Carrington, Martin Wittfooth, los hermanos Marín, Johnson Tsang, Willy Verginer, entre otros.

  • Tim Burton y Hayao Miyosaki también ayudado a comprender el mundo del arte, por sus personajes e historias que demuestran el comportamiento humano desde distintas perspectivas con las que complementan mi obra, por ejemplo, los animales. Alicia en el país de las maravillas es una obra que también afectó mi forma de pensar sobre la realidad y los sueños.


RF: Tu carrera está en creciendo exponencialmente con más oportunidades cada día, pero ¿junto a quién te gustaría exponer algún día?

  • M: Mi obra se ha expuesto junto con artistas reconocidos en México como Rafael Coronel, Dr. Lakra y Francesca Dalla Benetta, pero sin duda alguna me gustaría que mis obras estén junto a grandes artistas mexicanos así como también junto a artistas emergentes que compartan mis ambiciones y mis pensamientos, con aquellos que sus obras tengan un vínculo con las mías.


RF: ¿Qué opinas del arte en el escenario contemporáneo?  ¿qué cambiarías o qué te gustaría mantener?

  • M: Puedo recibir muchas críticas negativas por mi forma de pensar sobre el mundo contemporáneo en el arte, pero desconfío de las intenciones de los artistas. Alguna vez escuché que el título de artista no lo tienes de por vida, sino que hay que estar demostrándolo todo el tiempo. Considero que algunos artistas contemporáneos han manipulado tanto la palabra “arte” que se han acercado más a la crítica alejándose de la producción artística.  

  • A pesar de esto, pienso que hoy en día es cuando hay más artistas que demuestran su potencial, ya que experimentan con nuevos materiales y distintas formas de pensar como nunca y es algo bueno para el arte, que crezca y que llame la atención de más personas. Hoy los artistas son impredecibles, nadie sabe qué harán mañana.


RF: ¿Cuáles son tus artistas contemporáneos favoritos y por qué?

  • M: Hay muchísimos artistas que llaman mi atención, por ejemplo, Martin Wittfooth, quien habla sobre el calentamiento global y los animales en sus obras; los hermanos Verginer son excelentes escultores y artistas; Beth Cavener y sus animales; Hedi Xandt; Ellen Jewett; entre otros. Cada artista me da una realidad diferente, van desde lo cotidiano hasta la fantasía, que es algo que a mí me interesa. Todos ellos tienen importancia para mí porque su arte me hace sentir.


RF: Finalmente ¿qué le aconsejarías a alguien que está empezando una carrera en el arte?

  • M: Que no se deje llevar por las opiniones de terceros, que haga lo que es suyo y de nadie más… No necesitamos a más artistas que hagan lo mismo que los demás solo porque ya tuvieron éxito. Necesitamos artistas originales que experimenten constantemente y que tengan una personalidad distinta; todas las ideas ya fueron creadas, todo ya está hecho, pero hay que ver cómo se manipula eso que ya está hecho para llevarlo un paso más allá.

  • Otro consejo que daría además de trabajar duro es que, por más difícil que parezca una idea y todos los comentarios negativos que se puedan llegar a recibir, todo es posible. No dejes que las limitaciones del material sean limitaciones de la cabeza, sueña y piensa en grande.